Conseguir harina en el supermercado, una tarea difícil

Nuestros anunciantes

Todos sabemos que este no es un “país normal” en cuanto a economía y política se refiera, se utilizan varias monedas, el peso, el dólar, el dólar paralelo por citar alguno de los tantos ejemplos. Ahora, en lo que supo ser “el granero del mundo” no se consigue harina.

 

En los últimos días, conseguir harina en supermercados de formatos de cercanía y almacenes de barrios se ha vuelto una tarea más que difícil y los clientes expresan su bronca.

Mientras organizaciones militantes oficialistas salieron a controlar precios (parece que se olvidaron de la harina) y Guillermo Moreno acordó ayer que el kilo de pan se venda a 10 pesos el kilo, no hay harina.

 

El tema de los faltantes resulta preocupante, dado que hay muchos alimentos que se elaboran con esta materia, el 20% de los alimentos de la canasta básica, son derivados de la harina y son fundamentales en la mesa de los argentinos.

 

Por esta razón, los expertos prevén que su escasez traerá como consecuencia fuertes subas de precios. Por ejemplo, en “galletitas, pastas frescas y secas y, por supuesto, el pan“, indica un supermercadista al sitio Iprofesional.com

 

De acuerdo con el supermercadista, estos aumentos se harán aún más notorios en las próximas semanas. “Hoy el kilo de pan supera los $14, pero de acá a dos meses se estima que podría alcanzar los $22”, advierte.

 

En este sentido, Calvete puntualiza que “en tan sólo 60 días el valor de la harina se duplicó. Dos meses atrás, la bolsa de 50 kg. costaba entre $250 y $300. En cambio, hoy el precio que se paga por la misma cantidad llega a ser de $600″.

 

Pero ¿Por qué no hay harina?

 

“Se está produciendo menos trigo porque están creciendo, en su lugar, otro tipo de cultivos, como la soja”.

 

A esto se suma que resta un tiempo considerable para la próxima cosecha que, según estimaciones de Pablo Adreani, analista de mercados agrícolas, tendrá lugar recién llegando a fin de año.

 

Además de la preferencia por otros cultivos por sobre la materia prima del pan, los expertos advierten sobre otras razones que afectan al mercado del trigo.

En este sentido, hacen referencia a que la última cosecha no fue muy favorable debido a las lluvias, lo cual redujo la producción de harina apta para ser consumida.

 

La mitad del trigo obtenido no es de calidad panadera“, puntualiza Adreani.

 

De acuerdo con el especialista, esta situación no es habitual porque, en general, la totalidad de lo obtenido suele ser útil para destinar al mercado local. Sin embargo, en este caso sólo el 50% sirve para este fin.

 

“Usualmente, el 100% de lo producido puede usarse para el consumo interno, pero esta vez se dio algo excepcional”, manifiesta el experto.

 

¿Se viene el desabastecimiento total?

Los analistas advierten que el complejo panorama se podría agravar con el paso de las semanas.

 

En este sentido, indican que estas primeras señales de falta de harina se pueden potenciar en los próximos días, a partir del encarecimiento y desabastecimiento de sus derivados.

 

La semana que viene seguramente se note más el impacto de las complicaciones en la producción en los supermercados”, apunta Calvete, el supermercadista.

 

En tanto, desde el sector agrario también remarcan la importancia de la situación y afirman que es posible que el escenario se complique aún más a medida que se acerque diciembre.

 

Es que “el balance está muy ajustado y hay un fuerte riesgo de desabastecimiento total, acentuándose la situación llegando a fin de año”, indica Adreani.

Y concluye que “en el largo plazo pueden profundizarse todavía más los problemas”.

 

Como si esto fuera poco, los panaderos temen de una ola de despidos por el faltante de harina, informa El Tribuno.

 

Vía: Iprofesional.com

Nuestros anunciantes
Si esta entrada fue de tu interés compártela con tus conocidos! Agradecemos tu ayuda.
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.