Ahorra con inteligencia, sin sacrificios

Nuestros anunciantes

Siempre que mencionamos la palabra ahorro la asociamos con sacrificio, con dejar de lado tus pequeños gustos o dejar de salir y quedarte aburrido en tu casa, pero no siempre es así, hay una forma inteligente de ahorrar, tampoco vamos a ahorrar si nos vamos de viaje todos los fines de semana, pero con estos consejos de expertos, como mencionaba antes, no vamos tener que llevar una vida sin esos pequeños placeres que nos damos a menudo y poder llegar al ahorro de todas formas.

Estudios recientes que en Argentina, pueden plantearse la idea de ahorrar, una cifra elevada, porque el sueldo apenas les alcanza para cubrir los gastos del mes. Y el resto debe superar obstáculos como la elevada inflación.

Pero como decimos siempre, el ahorro es muy importante, hay que ahorrar como sea. Además, en un país turbulento como la Argentina siempre es recomendable tener un fondo de emergencia para usar en tiempos difíciles. Ya lo dijo Benjamin Franklin: “un peso ahorrado es un peso ganado”.

A continuación, el diario de economía, El Cronista nos recomienda 5 claves para ahorrar sin sacrificios, increíble. No?

1.  Haga la prueba de llevar un registro (esto ya lo aconsejamos antes): Es el punto de partida para poder ahorrar. Mucha gente no es consciente de la cantidad de gastos superfluos que hace a lo largo del día. Llevar un diario en el que se registre lo que entra y lo que sale puede ser suficiente para convencerse de que es hora de recortar. Conocer los propios hábitos financieros no es tan fácil como parece.

2. Manejar más tranquilo es económicamente más eficiente: La nafta (combustible) es un gasto importante para las personas que tienen auto. Y lo cierto es que al conducir agresivamente (superando el límite de velocidad, acelerando y frenando) se desperdicia mucho combustible. Además de gastar pastillas de frenos, engranajes de la caja de cambio y otros desgastes. Cuando veas la luz roja de un semáforo, deja de acelerar, no se va a cambiar a verde mágicamente.

3. Las cuotas sin interés también tienen un costo: La tarjeta puede ser muy útil a la hora de financiar compras, pero cuando es tiempo de ahorrar puede ser un arma de doble filo. Por un lado, porque a veces nos hace gastar más de lo que está a nuestro alcance. Y por el otro, porque usarla siempre tiene un costo. Pagar en cuotas “sin interés” puede significar una recarga de hasta 5% en el valor total de la compra. En tanto, un mecanismo de fondeo como el “revolving” (que permite pagar un porcentaje muy pequeño de los consumos mensuales y postergar el resto para más adelante) tiene en el mercado local un costo que va del 30% al 80% anual. Es por eso que los expertos recomiendan tratar de pagar en efectivo todo lo que pueda, y fijarse de no acumular deuda innecesaria con la tarjeta de crédito. Financieramente hablando, nunca se puede avanzar si no se implementa un plan de endeudamiento inteligente.

4. Desenchufe y ahorre energía: Encender la luz, prender el equipo de música o cargar el lavarropas y programarlo son acciones casi naturales de la vida cotidiana. Pero la dimensión real del consumo de electricidad recién aparece cuando a fin de mes llega la cuenta para pagar. Ahora bien, con pequeños trucos y consejos fáciles para ahorrar energía se puede gastar hasta un 20% menos por bimestre. Por ejemplo: Greenpeace explica que existen aparatos que con el solo hecho de estar conectados a la corriente consumen energía, aunque estén apagados. Es el caso del televisor, el equipo de música y otros aparatos que utilizan control remoto. Al estar apagados siguen consumiendo alrededor de un tercio de la energía que usan cuando están encendidos. Lo mismo sucede con los cargadores de teléfonos celulares. Una forma de ahorrar es desconéctalos cuando estén apagados. El Cronista recomienda visitar el sitio de Greepeace para ver más detalladamente el consumo de nuestros electrodomésticos.

5. Planifique sus compras para no ceder a las tentaciones: Se puede ahorrar dinero comprando con un poco más de planificación. No guiarse por el impulso es básico. Buscar referencias, opiniones de otros usuarios y artículos comparativos de productos en Internet también sirve. En otro articulo mencionábamos “mentalizarse” en solo comprar lo que necesitamos y no llevar la tarjeta de crédito siempre con nosotros. Llevémosla en la billetera solo cuando sepamos bien que vamos a hacer uso de ella. Con esta técnica, el resumen de la tarjeta bajará considerablemente.

Nuestros anunciantes
Si esta entrada fue de tu interés compártela con tus conocidos! Agradecemos tu ayuda.
Loading Facebook Comments ...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.